viernes, 19 de febrero de 2016

Cómo sobrevivir a los lapas de discoteca

¡Hola, holita! 

Antes de que mañana salgáis de fiesta quería hablaros sobre una cosa... ¿A quién no le ha pasado la maldita situación de salir tan contenta con tus amig@s una noche cualquiera y, de repente, aparece el típico tío plasta para aguaros la fiesta? Permitirme poner la mano en el fuego y creer que al menos nos ha pasado una vez.

Este tipo de chicos, aunque todos tienen el mismo objetivo, son diferentes en su especie y vamos a clasificarlos atendiendo a sus características más habituales (ya sabemos que aunque las personas podamos tener rasgos comunes, luego cada una es única y tiene sus peculiaridades). Vamos a ello:

Cómo no empezar por el famoso Pagafantas. Este ejemplar es bien conocido por toda la sociedad, de hecho, disponemos de una película al respecto (española, por supuesto). Al parecer la mente de este ser no se ha desarrollado todavía y funciona como la de los perros, por lo que el da por hecho que la de los demás también. ¿Qué quiere decir esto? Que en su cerebro tiene la maravillosa teoría de que a base de premios (cubatas, copas, chupitos, cervezas y derivados...) la chica en cuestión acabará por obedecer al dueño (en este caso el pagafantas). Eso, o simplemente te emborracha para que no sepas lo que haces.

Vamos a ver pagafantas del mundo... Si alguna chica acepta que le invitéis a una copa no os hagáis ilusiones, probablemente es que esté sin blanca. Nadie se va a enrrollar con un pagafantas porque le invite. Si consigues mojar es porque le has gustado y punto. Por el bien de tu economía cambia de táctica y no seas pesado, porque a más de una esta forma de ligar le puede resultar ofensiva y por lo cual, para ti será contraproducente.


También tenemos al típico acosador que en cuanto te fija como objetivo no se despega de ti en toda la noche. Da igual que le digas; que tienes novio, que eres lesbiana, que eres asexual, que estas casada... No atiende a razones. Te perseguirá hasta el baño para que no te escapes, se te refrotará todo lo posible en cuanto suene alguna canción de reggaetón. Intentará conseguir tu whatsapp, tu FB, tu Instagram, tu Twitter, tu Snapchat y toda la información que pueda acerca de ti (tendrás suerte si no te persigue hasta casa para ver dónde vives). El acosador es peor que tener piojos.

Es difícil escapar de un acosador. Es necesario estar muy atenta, a la mínima distracción, huye. Abandona el lugar y piensa en que mañana será otro día. Se acabó la fiesta.

Dentro de los acosadores podemos encontrar, además, el acosador gracioso, que a parte de acosarte, te torturará con chistes malos. ¡Buena suerte!

Por otro lado podemos encontrarnos con aquel chico que sale de caza en soledad, más conocido como el sujetabarras. Desconozco si es que no tienen amigos, o si lo que tienen es un problema con el alcohol, pero el sujetabarras es un marginado que habitualmente está calentándole la cabeza al camarero/a de turno y que además suele tratarse de un cierra bares. No entiendo como son capaces de intentar ligar, pues van tan sumamente borrachos que no consiguen vocalizar. Son un poco pesados, pero inofensivos. Simplemente aléjate de la barra (su zona de confort) y te dejarán tranquila.

Para terminar he dejado al tipo de chico que más odio de todos. Ese es el flipado, el tete, el guaperas. Sí, ese chaval que se piensa que le tienen que poner una alfombra roja allá por donde camina. Aquel que cree que va levantando pasiones. Ese que no tiene abuela (ni le hace falta). En definitiva, el típico chico sacado de Mujeres Hombres y Viceversa. El flipado no va a ir a ligar contigo, porque cree que puede tener a cualquiera. Hará juegos con la mirada, bailoteará, te guiñará un ojo, pero el siempre espera a que las chicas se le acerquen porque tiene que sentirse deseado. Si en un rato prudencial no se le ha acercado ninguna, será él quien decida dar el paso. Pero ni por un segundo pienses que te dirá algo bonito, de eso nada. Irá hacia ti y dirá algo como "he notado que me comías con la mirada, a este cuerpo no hay quién se resista".

Por favor chicas, no alimentéis el ego de los flipados. Son desagradables, dan asco, y tratan a las mujeres como un objeto. Lo que se merecen es que le tiren unas cuantas copas a la cara, a ver si despiertan y bajan a la tierra.

Y para vosotros chicos, si pertenecéis a alguno de estos tipos de ligones, un consejo: "si a alguna chica le habéis parecido guapo, no os preocupéis, os lo hará saber. No seáis plastas."

¡Y eso es todo por hoy! Muchas gracias por leerme y que tengáis un buen fin de semana sin moscones.

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa


Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


No hay comentarios:

Publicar un comentario