lunes, 14 de noviembre de 2016

Malditos hermanos pequeños

¡Hola querid@s lector@s!

Imagino que much@s de vosotr@s tendréis algún hermano o alguna hermana, incluso puede que tengáis vari@s. Yo, por suerte, solo tengo un hermano pequeño, que es de lo que os voy a hablar hoy.

Cuando era pequeña siempre estaba pidiendo un hermanito para tener a alguien con quien jugar, pero el hermanito nunca llegaba, por lo que ya perdí toda esperanza. Para mi sorpresa, con nueve años, me informaron de que el hermanito que tanto quería estaba en camino. Mi primer pensamiento fue ¿y yo ahora para que quiero un hermanito si ya soy mayor y voy a jugar con mis amigos por ahí?

Ya nada más nacer tuvo que copiarme el día de cumpleaños, menos mal que al menos el mes era diferente. El bebé se instaló en mi habitación durante un tiempo, hasta que finalmente me tuve que mudar a la habitación de al lado. Me desterraron sin miramientos, pero lo camuflaron pintándome la nueva habitación de rosa y comprándome una cama nueva, así para disimular y que no me quejase tanto. Yo , como era "mayor", también cambiaba pañales, bañaba a mi hermano, le daba el biberón... ¿Pero quién pide un hermanito para hacer todas estas cosas? Eso sí, cuando ya empezó a comer puré y potitos de frutas yo siempre era voluntaria para darle de comer, os podéis imaginar, dos para mi, una para él, claro, yo le decía a mi madre que me hiciera esos purés tan ricos, porque los míos no sabían ni parecido, y como no me los hacía tenía que robarlos.

Cuando ya llegó mi etapa del instituto, mi hermano siempre quería venir conmigo a todos lados. Se me pegaba como una lapa y me pedía que le comprase chuches. La verdad que he pasado mucho tiempo con él y mis amigas y yo le hemos gastado muchas bromas y nos hemos reído mucho. Curiosamente, me obedecía y raramente rechistaba por algo.

Lo peor (quitando los pañales malolientes puuajjj) viene cuando él se va haciendo mayor y va introduciéndose en la maravillosa edad del pavo. Ya no me obedece y se me pone chulito. Cuando discutimos se va a chivar porque sabe que me dirán que me calle ya, que es pequeño y que haga lo que le dé la gana. Tiene la poca vergüenza de pedirme propinillas (ni que fuese rica) y chivarse para que mis padres me digan tacaña y que le dé dinero. ¿Pero bueno, yo que soy, la hermana mayor o el banco de España? Y claro, como tus padres ya practicaron contigo, ahora al segundo hijo siempre se le deja hacer de todo, y ni se te ocurra protestar que a ti solo te dejaban hasta las 8 que en seguida resuena por el aire la palabra envidiosa. 

Resultado de imagen de cara del whatsapp indiferente
Bueno, por otro lado, tod@s los herman@s mayores pensamos que podremos ayudar a los peques en sus problemas de adolescente. Pues no. El herman@ pequeñ@ siempre tiene la oreja puesta y se puede enterar de todo lo que tu hagas, pero a él/ella no le preguntes por su vida, que no abrirá la boca. ¿Tienes novia? Mirada indiferente. ¿Qué ha pasado en el insti hoy que se han peleado? Mirada indiferente. ¿Te vas ya de botellón? Mirada indiferente. ¿Has morreado ya? Mirada indiferente. Nada, no sé nada de nada, eso sí como a ti te pase algo allí lo tienes el primero para cotillear...


L@s herman@s pequeñ@s están bien cuando te llevas dos años de diferencia, pero cuando te llevas 10 pareces su madre y todas las cosas guay de hermanos no las puedes hacer, como ayudarle en el insti cuando se meten con él, ir juntos de fiesta, hablar de cosas de adolescentes... 

Hoy, mi hermano pequeño, el que ya me saca una cabeza, cumple 15 años. Aunque le odie a veces, quería dedicarle unas palabras porque no todos los días se cumplen 15 años. Cuando yo era adolescente los 15 años era la edad que más me gustaba (a parte de los 18 claro) así que espero que los aproveches bien. Aunque te parezca una abuela, espero que a partir de ahora me cuentes más tus cosas para que te pueda ayudar como tu hermana que soy, y que aunque estés en la edad en la que el mundo te da igual no me dejes en leído en el Whatsapp y cuando venga a verte no pases de mi. Y aunque seas un cabezón y un cansino, te quiero mucho porque eres mi hermano. ¡Felicidades!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


jueves, 10 de noviembre de 2016

Como sobrevivir a trabajar de cara al público

¡Hola queridos lectores!

No, no estoy muerta. Mi ausencia durante este largo tiempo se debe a estar de trabajo en trabajo intentando ganarme las habichuelas. Y por fin puedo decir que: ¡me he independizado! Que ya era hora… Y estoy muy contenta y orgullosa por ello. Y aunque el estar ocupada haya sido la razón de mi dejadez con el blog, también es por lo que escribo hoy.

Ayer en el trabajo, el típico cliente toca cojones me hizo un comentario que si por mí hubiera sido le habría estrangulado. Llegó en un momento en el que había poco personal y estaba yo sola atendiendo a la gente. Ya era tarde y a esas horas vienen muchas personas en estado más que lamentable, yo no daba a basto y se me olvidó darle los vasos a un chico. Primero se enfadó porque no le cambié un producto de una oferta, ya que las ofertas son de determinada manera y no se pueden cambiar, y ya con el rebote, cuando me pidió los vasos (que repito se me habían olvidado, pero nadie es perfecto) le pedí el ticket de compra para comprobar que no me estuviera engañando y darle o no los vasos para la bebida (algunas promociones van sin bebida) y aquí fue cuando me dijo, “¡que pocas ganas de trabajar tienes!”. ¿Perdón? ¿Tú te crees que si tuviera pocas ganas de trabajar estaría atendiéndote a ti, pedazo de gilipollas? Eso no se lo dije claro, porque trabajando de cara al público pase lo que pase, tienes que tener una sonrisa de oreja a oreja. Eso sí, por dentro me hervía la sangre y por mi cabeza pasaba de todo menos cosas buenas, mientras mi Pepito Grillo particular me ordenaba mantener la calma.

Y claro, para trabajar de cara al público además de una gran sonrisa, tienes que tener paciencia, muchísima paciencia. Voy a poner algunos ejemplos de las infinitas situaciones en las que tienes que aguantar como una campeona el chaparrón, porque ya sabéis lo que dicen, el cliente siempre tiene la razón.

Algo muy común que te puede ocurrir de cara al público es tener mucho trabajo y mucha prisa porque se te acumula todo y que te llegue la típica persona que se piensa que eres su psicólogo y te cuenta su vida. No le puedes cortar descaradamente porque ante todo hay que ser amable, por lo que las personas que trabajamos de cara al público poco a poco vamos adquiriendo la gran habilidad de cortar el rollo a las personas de manera sutil y delicada, de no ser así y si fuera por el cliente, pasarías toda la mañana, tarde o noche escuchando sus historietas que no te importan una mierda.
Otra de las cosas que tenemos que aguantar l@s trabajador@s, son unas broncas y quejas descomunales de personas muy mal educadas, que pretenden que les resuelvas la vida cuando eres la última mierda en la empresa. ¿De verdad no se dan cuenta que l@s emplead@s no somos los responsables de solucionar el mundo? ¿En serio no saben que en las empresas, hay jerarquías? ¿Y de verdad creen que si pudiéramos hacer algo, hablándonos de malas maneras lo haríamos, no es mejor decirlo con buen trato para que la persona que tiene el poder de solucionar tu queja tenga ganas de hacerlo? En fin… de mal educados está lleno el mundo y por eso es muy habitual encontrarte con clientes que en vez de verte como otra persona que está trabajando, se piensa que somos sirvientes que vivimos por cumplir sus deseos. O esos clientes impacientes que ven que no puedes con tu vida, que está todo a rebosar y quieren que les atiendas en un segundo. A éstos últimos les podría donar un poquito de mi paciencia para que vieran la vida con más tranquilidad.

Por último, una de las cosas que más me molesta que me digan es: “Ay niña, pero que joven eres para trabajar aquí ¿no? ¿No has pensado en estudiar algo y trabajar en lo que te gusta?” No señora, nooooo. Lo que pasa es que ya estudié pero el país está hecho una mierda y eso que me decían de estudia para tener un futuro mejor resulta que me lo podía haber ahorrado. Y además, ¿por qué desprestigian ciertos trabajos? Alguien tendrá que estar ahí para atender a la gente y que lo puedan pasar bien. Que no trabajo de lo que me gustaría, pues no, pero hay que comer, y me siento orgullosa de que no se me caigan los anillos y sacar mi vida adelante.


Pero no todo en la atención al público es desagradable. También hay clientes muy amables y alegres. Lo que más me gusta de trabajar de cara al público es cuando un cliente satisfecho me felicita y me da las gracias por mi trabajo, y de verdad que invito a todas las personas a que hagan esto con más frecuencia, pues l@s trabajador@s no somos muebles y nos sentimos muy bien cuando nos felicitan por nuestro trabajo. Y bueno, pese a ese tipo de clientes que he mencionado antes, he de decir que me gusta trabajar al público porque soy una persona muy sociable y siempre hay alguien que te alegra el día.

Y esto es todo por hoy, prometo que intentaré escribir con más frecuencia y ¡mucho ánimo a mis compis de profesión!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente

miércoles, 11 de mayo de 2016

Nostalgia y felicidad

¡Hola querid@s lector@s!

He estado muy liada últimamente pero el viernes fue mi último día en uno de mis dos trabajos, así que ahora tengo muchos planes a la vista, más tiempo para escribir en el blog y lo más importante de todo, para dedicarme a mí misma. Lo que pasa es que en pocos meses me vuelven a contratar, así que tengo muchos planes que hacer en muy poco tiempo, es una locura que os contaré a su debido tiempo, pero estoy muy, muy contenta porque estaba realmente estresada.

Mi primer plan ha sido irme a Madrid a visitar a mis amigas de la Universidad. Madrid ha sido la
ciudad donde viví durante los 4 años más importantes de mi vida (por el momento). En mi opinión para las personas de 20 y tantos la etapa universitaria marca un antes y un después en sus vidas, y para mí fue el de "Yo siempre voy a vivir en el pueblo" a pasar a "odiar el pueblo". No es que odie mi pueblo, claro que me gusta pero no para vivir aquí, porque mientras estás en el Instituto tienes a tus amig@s, tus costumbres, sales todos los días... pero una vez te marchas, ya nunca vuelve a ser lo mismo. Tu vida cambia, maduras en otro sitio, coges otros hábitos, descubres otras aficiones que en tu pueblo... nunca vas a poder disfrutar.

Ayer, llegué a Madrid con tiempo de antelación, por lo que me dispuse a hacer mi hobbie favorito de cuando vivía allí. Andar, andar, andar y perderme en una gran ciudad. Descubrir cosas, mirar los edificios, el cielo, el paisaje... 

Otra diferencia entre la ciudad y el pueblo es que en la ciudad (si no has vivido allí siempre) es más difícil quedar con los colegas, porque tus colegas no son gente del barrio, son gente de la uni, y cada cual vive en una punta de la ciudad. Por esta razón descubrí mi afición a irme de paseo sola por las calles de Madrid. Cada día por un sitio, cogía el metro me iba a una parada determinada y echaba a andar hacia otro lugar que me hubiera propuesto. Era un momento muy relajante y de estar conmigo misma. Pues eso hice ayer al llegar a Madrid, lo que pasa que la lluvia, y mi emoción-empanamiento hicieron que se me echara la hora encima y al final solo conseguí llegar hasta Atocha andando (si no quería llegar tarde a mi quedada).

Otra cosa que me encanta de Madrid, es que siempre hay algún sitio nuevo que descubrir. Ayer comimos por Malasaña en un Take Away (aunque tiene un par de mesas para comer allí) súper barato y chachi. Yo comí unos raviolis de primero y de segundo cuscús con pollo al curry. Había un montón de cosas que lógicamente, en mi pueblo, no hay ni habrá jamás. El sitio se llama "Aliño" y está en el metro Tribunal.

Eso de andar por Madrid, también debe tener un efecto radar para los famosos, porque veo muchísimos, de 10 veces que salgo, 9 veo a algún famoso. Pues ayer, también fue el día. Después de comer, bajando por la calle Fuencarral vi a la Youtuber Yellow Melow. Mi hermano es fan total de esta chica, no hace otra cosa que ver vídeos suyos en Internet y yo claro, estaba frotándome las manos para darle envidia. Mi hermano flipó y me odió a muerte en ese momento por no ser él el que estaba en esa calle en ese preciso momento, pero como no me hice foto porque no me gusta molestar a la gente (l@s famos@s también tienen derecho a salir a la calle) y bueno, que llovía un huevo, pues mi hermano no se lo acabó de creer del todo (también porque soy una troll profesional) así que el tío friki ha comprobado hoy en el vlog de Melo si le había dicho la verdad. Ahora entiendo porque me preguntaba cosas raras como: "¿y de qué color lleva el gorro? ¿y lleva una mochila? ¿y qué ropa llevaba puesta?" para comprobarlo hoy si era verdad... ¡qué cabrón!

Por último estuve en mi barrio, y es que cada vez que voy hay nuevos establecimientos abiertos, pero tristemente muchos de los comercios de toda la vida van cerrando. Han abierto un McDonald's con servicio 24 horas en fin de semana... ¡lo qué me hubiera salvado a mi 4 años atrás al volver de fiesta tener el McDonald's ahí!

En resumen, ayer fui muy feliz, pero a la vez tenía una nostalgia en el cuerpo porque quiero estar allí, volver a vivir en Madrid. ¡Joder, que todavía tendría el bono transportes a 20€!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente







viernes, 15 de abril de 2016

L@s Educador@s Sociales. Etern@s desconodid@s

¡Hola queridos lector@s!

Hoy quiero visibilizar un poco mi profesión, o futura profesión según se mire, porque desde que terminé la carrera no he tenido la oportunidad de ejercer de ello, sin embargo, como dijo una gran amiga y compañera de clase, "la Educación Social es un estilo de vida", por lo que aunque no me paguen por ello, siempre la llevas dentro.

Sí, soy Educadora Social. ¿Y qué es eso? Os preguntaréis. Y no sólo siento la necesidad de explicarlo al mundo en general, sino que ni mi propia familia sabe lo que he estudiado. Pero eso no es lo único, también ocurre muchas veces que amigos y conocidos (con toda su buena voluntad y me siento agradecida por ello) me mandan ofertas de trabajo que me pueden interesar, pero cuando las miro veo que son para Trabajadores Sociales. SOY EDUCADORA SOCIAL, y la Educación Social y el Trabajo Social NO SON LO MISMO. 

Bien es cierto que la Educación Social es un término complejo, y que no hay una definición clara al respecto porque se trata de un concepto muy amplio, sólo hace falta observar las dos palabras por las que se compone. Voy a intentar dar una explicación de lo que es la Educación Social que sea entendible, e invito a mis compis de profesión a que comenten y añadan información si lo ven necesario. Los Educadores Sociales intervienen a través del ámbito pedagógico en diferentes contextos sociales, aunque en general trabajamos con grupos en riesgo de exclusión social (o ya excluidos), dotándoles de las habilidades necesarias para que puedan desarrollar su vida en plenitud y armonía con el resto de la comunidad. Fomentamos valores como la empatía, la inclusión, la interculturalidad, la escucha activa, la no violencia... 
Podemos trabajar con infancia, juventud, drogodependencia, igualdad de género, educación sexual, en prisiones, centros de menores, residencias, pisos tutelados, personas con diversidad funcional, orientación laboral, animación sociocultural, desarrollo comunitario, mediación, inmigración y un largo etcétera. 

Como veis nuestro campo de actuación es tan amplio que por eso se hace tan difícil explicar qué somos los educadores sociales, pero el motivo real, en mi opinión personal, es que somos tan necesarios y nuestras funciones son tan amplias porque la educación es a lo largo de toda la vida. ¿Cuál es el problema entonces? Son muchos los problemas a los que nos tenemos que enfrentar los Educadores Sociales.

El primero es que somos l@s etern@s desconocid@s. La Educación Social se lleva realizando desde hace muchísimos años de diferentes formas, pero de manera "profesional" tenemos muy poquitos años de vida. Además, en muchos sitios nos tachan de idealistas y nos quitan credibilidad, pero ¿si no hubiera personas que piensan que el mundo se puede mejorar, quién se esforzaría por mejorarlo? 

Por otro lado, nuestra "corta edad" también favorece el intrusismo laboral, pues por ejemplo, un Trabajador Social puede ejercer de Educador Social, por lo que suelen preferirlos antes que a los Educadores, además que tienen un dos por uno, Trabajador y Educador, eso sí cobrando un sueldo. Y que decir de las ofertas de trabajo en las que pone: "Se busca: Trabajador Social, Educador Social, Pedagogo, Psicólogo o Maestro para el siguiente puesto de trabajo..." ¿Perdón? ¿Alguien contrataría a un pintor como un albañil? ¿Alguien contrataría a un secretario para que le operase a corazón abierto? ¿Nos estamos volviendo locos? Cada profesional tiene sus funciones y ha estudiado o se ha formado para desempeñar un puesto de trabajo y porque las profesiones sean todas de la rama pedagógica no quiere decir que todos podamos hacer todo.

Y qué decir de la crisis... Los Educadores Sociales donde más trabajo podemos encontrar es en las Organizaciones Sin Ánimo de Lucro, las cuales viven a base de subvenciones con las que pagan a sus trabajadores, subvenciones que cada vez son menos, por lo cual a menos subvenciones menos trabajadores... Pero no pasa nada, porque podemos tener voluntarios que saquen el trabajo adelante... No estoy en contra del voluntariado como tal, pero sí del voluntariado utilizado para suplir trabajadores. Además creo que hay determinados ámbitos en los que no se debería utilizar el voluntariado, pues se necesita una formación para que esas personas sean tratadas de manera correcta. Nunca debemos olvidar que estamos con personas, no con muebles, y que nuestros actos van a tener sus consecuencias y sus repercusiones. 
He visto muchas atrocidades cometidas con el voluntariado pero la que nunca olvidaré fue la que viví en mi primer año de prácticas. No voy a decir cómo se llamaba la Asociación, sólo que trabajaba con personas con diversidad funcional, que tenían 350 usuarios (los cuales pagaban por las actividades que realizaban), además recibían subvenciones y sólo tenían 4 trabajadores en la Asociación. El resto de plantilla era gente en prácticas (más de 90 plazas ofertadas sólo en mi Universidad) y voluntarios. Pues bien, un fin de semana nos fuimos a un pueblecito a una casa, 3 chicas voluntarias y yo como monitoras y unos 16 o así usuarios de la Asociación. Ningún trabajador responsable, imaginaos si hubiera pasado algo, en fin. El segundo día, después de comer pusimos una película. De repente un chico se puso a chillar porque una compañera le estaba dando con el dedo en el brazo, y a ese chico no le gustaba que le tocaran. Una de las chicas VOLUNTARIAS se puso a chillarle al chico que se callase, que se estaba echando la siesta. Tuve que sacar al chico al jardín a dar un paseo, se puso a llorar y a decirme que nadie le quería. A mí se me partió el corazón. ¿Cómo una persona voluntaria, que está allí porque lo ha decidido y nadie le ha obligado puede comportarse de esa manera? Nunca entenderé lo que ocurrió ese día. 

Esto es un pequeño boceto de lo que somos los Educadores Sociales y a lo que nos tenemos que enfrentar. Espero que os haya servido para entenderlo un poquito mejor y que poco a poco vayamos adquiriendo el reconocimiento que merecemos.

¡Que tengáis un bonito fin de semana!



Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


lunes, 11 de abril de 2016

Malditos lunes

Hoy es lunes.

Es un lunes tan amargo que no tengo ganas ni de deciros ¡Hola querid@s lector@s!

Los lunes son como un grano en el culo, como un orzuelo o como esas legañas que se te pegan tanto que duele abrir los ojos. 
Son como un café con sal, como una despedida o como cuando se te clava una pincha en el dedo. 
Son como un día gris, como un helado derretido o como cuando te miente tu mejor amig@. 

Cuando es lunes, vemos el vaso medio vacío. ¡Malditos lunes, son como ir a mear y no echar gota! 

El lunes es el día por excelencia del "tierra tragame" y del "hoy no me puedo (quiero) levantar".

Los lunes no hay personas en el mundo sino muertos vivientes.


Y hoy, lunes, no tengo nada más que ofreceros. Sólo espero que vuestro lunes sea un poquito mejor

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente

jueves, 7 de abril de 2016

¿Tienes motivos para sentirte afortunad@?

¡Hola queridos lector@s!

Hoy se me ha roto el calentador y me he tenido que duchar con agua congelada. Esto me ha hecho pensar en algo en lo que normalmente reflexiono sobre ello, pero hoy lo voy a compartir con vosotr@s.

Es curioso como estamos acostumbrados a la buena vida. El simple hecho de no tener agua caliente durante unas horas trastoca por completo nuestras costumbres. ¿Quién no se ha desesperado alguna vez cuando nos cortan el agua durante unas horas porque hay obras, o cuando hay una tormenta y se nos va la luz durante media hora? Cuando ocurren este tipo de cosas entramos en un círculo de ansiedad, aburrimiento y nerviosismo porque no sabemos qué hacer sin electricidad. Podríamos encender un par de velas y jugar a juegos de mesa con la familia, leer un libro o simplemente charlar con los nuestros sobre qué tal ha ido el día. No, a nadie se le ocurre hacer este tipo de cosas. Nos ponemos histéricos, dando vueltas por la casa enfadados y deseando que vuelva la luz como locos.

Ahora pensemos en aquellas personas que viven en guerra rodeados de cadáveres y muertos de miedo. Aquellas personas que su casa ha quedado destruida, que a lo mejor ya no le queda familia y en cualquier momento pueden ser los siguientes. Que los pocos recursos que tienen son donaciones de alguna ONG y, obviamente, no tienen para todos.

Pero no es necesario estar en guerra para vivir en la miseria. También hay países muy pobres en los que niños tienen que recorrer kilómetros para conseguir agua (que más que agua es barro) o para ir a la escuela (si tienen la suerte de que haya alguna más o menos cercana). Y más que vivir, al igual que las personas en países en guerra, sobreviven.

Pero esto siempre lo vemos como algo muy lejano, como algo que sólo ocurre en los países del mal llamado "tercer mundo" y que a nosotros no nos puede pasar algo así. Pues nos habíamos equivocado, porque en España también hay personas que sobreviven. ¿Cómo os sentiríais si todos los miembros de vuestra familia estuvieran en paro y tuvieraís una ayuda de 300€ al mes para pagar casa, luz, agua, impuestos y además comer? ¿Y si en vez de una hora sin luz, os hubieran cortado el suministro porque no tenéis para pagar las facturas? Pero no sólo la luz, sino que tampoco tendríais calefacción en invierno ni agua caliente. ¿Y con la luz cortada cómo vas a cocinar? Eso sólo es el principio, pero después llega el deshaucio por el cual no sólo te quedas sin un techo bajo el que vivir, sino que se te queda una deuda de por vida y en cuanto alguién por fin consigue un trabajo, inmediatamente el banco le quita todo el dinero para saldar esa deuda que tienen pendiente. También hay familias que consiguen mantener una vivienda, pero en ella viven padres, hijos y abuelos en 60 metros cuadrados. 

Son muchas las personas que no son conscientes de esta problemática en España, porque vemos que la gente sigue comprando, llendo a los bares, saliendo a cenar o de vacaciones. Vemos el movimiento en las calles y este tipo de cosas sólo las vemos en las noticias y realmente no pensamos que nos pueda pasar a nosotros, pero nadie está libre de caer en la pobreza. Y yo quejándome de que hoy no tenía agua caliente, imaginar que no tuviera agua caliente ningún día y tuviese que ir a comer en algún comedor social. 

No seré rica, pero me siento afortunada de tener un plato caliente para comer cada día. ¿Y vosotr@s, creéis que tenéis motivos para sentiros afortunad@s?

















Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente




miércoles, 30 de marzo de 2016

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

¡Hola querid@s lector@s!

Hoy voy a hablaros del último libro que me he leido: "No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas", de Laura Norton. 

Hacía muchísimo tiempo que no me enganchaba a un libro como para leermelo en 3 días, pero sólo con ver el título sabia que al menos me iba a gustar. Acerca de la autora no sabemos mucho ya que se trata de un pseudónimo, aunque sí le han hecho un par de entrevistas en algunos blogs. A parte de "No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas" tiene otra novela que se titula "Gente que viene y bah" (que leere en cuanto me haga con ella).

"No kulpes al karma de lo que te pasa por gilipollas" es una novela del género, en auge, chick lit, donde las damiselas en apuros son sustituidas por mujeres independientes que intentan compaginar su vida personal, con la laboral y además buscando el amor, pero no el de un príncipe azul. Se podría decir que la literatura romántica está dando un giro y adaptándose a nuestra época. Por esta razón, no podría faltar ese toque de humor en las historias.

Personalmente, estos no son los tipos de libros que acostumbro a leer, pero en cuanto leí el título por mi mente pasaron infinitas escenas de mi vida en las que todo me salía mal y yo culpaba a los males de ojo que siempre me echan las gitanas en Granada por no comprarles romero, pero ¿y si en realidad lo que soy es gilipollas? Sin pensarlo dos veces, tenía que descubrirlo.

La novela trata sobre la vida de Sara. La historia comienza cuando es una adolescente y luego da un salto a la Sara adulta, con 30 años, sus estudios, su novio y preparando unas oposiciones. Pero de pronto, su vida da un giro y Sara decide hacerse plumista. Como es de esperar, la noticia no es bien recibida por sus padres, ¿qué padres querrían que su hija mantenida de 30 años abandone unas oposiciones para hacerse plumista? Y a partir de aquí comienzan a ocurrirle cosas de lo más inusuales pero divertidísimas, la historia te atrapa por completo y no puedes parar de leer. 

Como no quiero Spoilearos os voy a hablar un poco de los personajes que más me han gustado:

Sara: la protagonista me ha recordado mucho a mi misma y a lo tonta que soy a veces, sobre todo cuando no me decido a tomar una decisión por el miedo a lo que pueda pasar. Aunque si es cierto que a veces me entraban ganas de estar con ella y meterle una colleja para que espabilara, porque estaba claro lo que pasaba y la chica parecía que no lo quería ver. En algunos momentos me ha dado pena, porque me quejo yo de mi vida, pero es que a esta chica le pasa de todo a la vez.

Lu: es la hermana pequeña de Sara. Tiene 20 años y es modelo, egocéntrica, alocada, caprichosa... bueno podéis imaginar que resulta como un grano en el culo. Pero es que esa era yo con 15 años, sin ser modelo claro. Me he reído mucho con este personaje y me ha traído muchos recuerdos de mi adolescencia, aunque también me ha hecho reflexionar sobre lo capulla que era.

Eric: es un noruego, amigo del novio de Sara. Es un personaje secundario pero con el que más me he reído con sus cosas de guiri y las anécdotas que tiene por la diferencia cultural y los líos con el idioma.

Para aquellos que no leáis de manera habitual, recomiendo esta novela 100% ya que es muy sencilla de leer y muy entretenida. Para los deboradores de libros, éste puede ser uno más para vuestra lista. Y sin más dilación, aquí os dejo un par de frases de la novela que me han gustado:

"Es terrible que nos tenga que pasar algo de vida o muerte para darnos cuenta de que cada día es un regalo, y que tal vez mañana ya no estemos aquí, y que por eso mismo tenemos que intentar vivir de manera intensa"

"Porque eso es el amor, ¿no? Ser capaz de abandonarlo todo, aunque sea la peor idea, aunque sea un disparate, solo porque no puedes soportar la idea de perderlo". 

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


jueves, 17 de marzo de 2016

La cruel realidad

¡Hola querid@s lector@s!

Soy consciente del abandono de los últimos días de mi blog, pero voy a dar una explicación convincente y por eso hoy voy a escribir sobre la cruel realidad.

Cuando estaba en el colegio, siempre veía a las chicas mayores y quería ser como ellas. Yo quería ir al instituto, ponerme ropa chula, ir a la moda, maquillarme, poder salir con mis amigas hasta más tarde... En definitiva, quería ser más mayor.

Pero cuando llegas al instituto y ya empiezas a salir de fiesta y a poder hacer todas esas cosas con las que soñabas, descubres que hay más deberes y mucho más que estudiar. A todo esto le añades las continuas peleas y negociaciones con tus padres sobre la hora de llegada a casa, la cual nunca te parecía justa. Y no sólo tenías tus obligaciones educativas, ahora ya habías crecido y estabas capacitada para ayudar en las tareas domésticas. Así que tu mente solo imaginaba el momento de irte de casa, cuando fueras a estudiar a la universidad, ¡eso sí que iba a ser vida! Todo el día de fiesta, en la cafetería jugando al mus, conociendo gente nueva, ¡con los deseados 18 ibas a comerte el mundo! Cada fin de semana en una ciudad distinta, viajando, disfrutando, siendo libre.

Lamentablemente, cuando llegabas a la universidad y bajabas de las nubes, te estrellabas a lo grande. Alguna cerveza en la cafetería, algún juernes de borrachera... Pero eso no compensaba la montaña de apuntes y trabajos que se iban acumulando encima de tu mesa. Y si no eras de los que tenías la suerte de vivir en una residencia, tenías que limpiar, cocinar, lavarte la ropa, planchar, y todas esas cosas que sólo habías hecho de vez en cuando. También tenías la opción de vivir entre mierda y morir de hambre, o quitarte la parte de cocinar si tenias familiares majos que te dieran tuppers. Además, si eras un desafortunado, quizá también tuvieras que trabajar para poder pagarte los estudios, aunque a esas cosas no sé si se les puede llamar trabajo, trabajo basura o esclavitud. ¿A alguien le queda tiempo y fuerzas para tener vida social? Pero tú intentas ser optimista y piensas, todo esfuerzo será recompensado, cuando tenga mi título universitario encontraré un trabajo, me independizaré y por fin podré hacer lo que yo quiera.

Cuando terminas los estudios, no sabes ni por dónde empezar a buscar. Y poco a poco vas siendo consciente de la cruel realidad. No te vas a independizar, no vas a hacer lo que tu quieras y muy afortunado serias de encontrar un trabajo de lo que has estudiado nada más empezar la carrera, porque en los trabajos no solo te piden que seas joven y con estudios, además debes tener experiencia, y por supuesto las prácticas no cuentan. Así que es muy probable que vuelvas con el rabo entre las piernas a casa de tus padres y tengas que seguir trabajando de cosas que no te gustan, y no en un trabajo, sino en todos los posibles para ahorrar y una vez al mes poder salir a tomar algo con tus colegas. Por lo que ni independencia, ni tiempo libre, ni felicidad, ni nada de nada.

Y esa es la razón por la que no he podido escribir antes, porque estoy en una época de ser un muerto viviente. ¿Pero sabéis que os digo? La vida siempre nos va a parecer una mierda. Las morenas quieren ser rubias, las rubias quieren ser morenas. Los que tienen el pelo liso lo quieren rizado y los que lo tienen rizado lo quieren liso. Nada es perfecto y siempre vamos a tener mil cosas por las que quejarnos, que envidiar y que desear. No vivais con la idea de que el futuro será mejor, porque puede que no lo sea. Así que disfrutemos de las cosas buenas que tenemos y dejemos de ser unos amargaos. Quizá si en el mundo hubiera más gente sonriendo poco a poco tod@s seríamos más felices.

¡CARPE DIEM! ¡Y si tengo un rato libre, pues me escribo un post! Y luego me tomaré un café a vuestra salud je je :)

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


lunes, 29 de febrero de 2016

Mi primera experiencia en Penpal World

¡Hola querid@s lector@s!

Hoy voy a contaros algo personal porque estoy alucinando, me hace mucha gracia y me apetece compartirlo con vosotr@s.

La semana pasada me registré en Penpal World, una página de contactos para hablar inglés. Como estoy estudiando inglés decidí que sería una buena idea, ya que mucha gente me había recomendado utilizar este tipo de método puesto que, en mi opinión, mantener conversaciones y escribirme con nativos puede ser un complemento muy útil de aprendizaje además de las clases. 


Me  decanté por esta página en especial porque es gratuita y conozco amigos/as que la ha utilizado y les ha ido bien. Hay usuarios de todo el mundo, aunque lo que más he visto son chinos, japoneses e indios. Pero bueno tu puedes chatear con quien quieras, yo tengo preferencia por ingleses, irlandeses, estadounidenses... vamos, aquellos que su lengua materna sea el inglés. La desventaja que tiene es que solamente puedes enviar tres mensajes al día, por lo que lo habitual es intercambiar tu e-mail con las personas que estés interesado en hablar y si todo marcha bien (y te apetece) más adelante puedes utilizar Skype para practicar speaking y listening.

Vayamos al meollo del asunto, la primera chica con la que he mantenido contacto. Me escribió un mensaje por Penpal contándome un poco sus intereses y me dio su e-mail. Parecía simpática así que le contesté del mismo modo, explicándole un poco mis hobbies y esas cosas. Hasta ahí todo normal. Al rato veo que he recibido respuesta de manera muy rápida, abro el correo y ¡tachán! la parrafada del siglo. Al ver eso me quedé un poco sorprendida y preguntándome qué sería lo que me contaba esta chica que acababa de conocer y sólo le había dicho que me gustaba viajar y poco más... Empiezo a leer y lo primero que me dice es que ese no es su correo, que sólo lo ha utilizado para Penpal y que le escriba las demás veces a su e-mail personal (uno muy largo que entre otras cosas ponía algo que podíamos traducir como: "haremos el cielo". Sigo leyendo... en el nombre de Dios, bla bla bla, el Espíritu Santo, bla, bla, bla, el Señor en su misericordia me ha llevado hasta ti. ¿Perdón? ¿WTF? En ese momento me he sentido como cuando me acosan los testigos de Jehová y no sabes como escapar. Pero ahí no se ha quedado el asunto, luego se ha puesto a maldecir a los musulmanes y a explicarme que son muy malos y chorradas varias. ¿Hola? ¿Y si soy musulmana, me estas insultando en la cara o que pasa? Luego me ha contado su vida de cuando se bautizó (porque resulta que es cristiana desde hace cuatro años) y que vive en Nigeria con su hermana pequeña, que han matado a sus padres y que ahora como Dios así se lo ha pedido va a crear una Universidad en donde vive para los necesitados, pero claro, necesita dinero, ¡qué me pide dinero la tía! Lo mejor de todo es el final, que me dice que sabe que es un mensaje muy largo y que si no le entiendo bien puedo usar un traductor. A continuación me pone el enlace del google traductor. ¡Ah, sí! Y que todo es súper secreto, que no se lo cuente a nadie, que solo lo sabemos Dios y yo. Ups, tarde.

Os lo he resumido porque tiene tela el e-mail, muy fuerte. JAJAJAJA

Me parece muy bien que cada uno tenga sus creencias y su religión, pero me parece vergonzoso que se aprovechen de la buena voluntad de las personas para intentar engañar a la gente. Además, en vez de hablarme de la bondad, de la ayuda al prójimo o cosas así, me dice que los musulmanes son malos. Personas malas hay creyentes (de todas las religiones) y no creyentes, a ver cuando llega el día en el que abrimos un poquito los ojos y somos conscientes de que los prejuicios y las etiquetas lo único que hacen es crearnos barreras.

Y con esto y un bizcocho, espero que mis próximas conversaciones en Penpal sean más fructíferas y encuentre guiris majos con los que hablar que no me pidan dinero. 

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


viernes, 26 de febrero de 2016

El arte en España, nuestro más preciado tesoro

¡Hola querid@s lector@s!

Siento haber tenido esto un poco abandonado, he estado ajetreada estos días, pero como dice el dicho "mejor tarde que nunca" así que aquí os dejo el post pre fin de semana para que lo empecéis con alegría.

Iba a hacer un vídeo, el cual tengo a medias. Además estos días navegando por Youtube he podido comprobar que hay muchísimos sobre el tema, añadiendo que mi ordenador está obsoleto y no tengo ni idea de editar, he decidido que haré lo que se me da mejor (o al menos eso espero) que es escribir. Pero para que quede bien claro, ejemplificaré mis argumentos con algunos de los vídeos que he visto y me han hecho gracia. 

Hoy voy a hablaros de los "grandes cantantes" que tenemos en España. Unos artistas de los pies a la cabeza. Nótese la ironía. Y es que en estos últimos días se ha comentado mucho por las Redes Sociales la pillada de la verdadera voz de Ylenia. Pero... ¿es qué alguién dudaba que su canción estaba con (como diría ella) RETOCADO MÁXIMO. ¿Por qué nos maltratan con semejante basura? ¿Quién compra la música de esta... chica? ¿Por qué cuando la retan a un duelo de karaoke en Gran Hermano, pasa el micro al resto de colaboradores si se supone que es "cantante"? Veamos la comparación:


Eso sí, contonearse con movimientos un tanto... atrevidos, lo hace muy pero que muy bien. Como podimos ver en Gandía Shore y en GH Vip tácticas de ligoteo no le faltan a la chavala. Pero es que, lo peor de todo, es como Silvia Abril la imitó en tu cara me suena y me atrevería a decir que lo hace mejor que la misma Ylenia.



Por otro lado, Ylenia no ha sido la única cazada sin Auto Tune (que para el que no lo sepa es como el Photoshop pero en vez de servir para retocar fotos es para mejorar la voz). También pillaron al hijo de la Pantoja con la "voz en el micro". Simplemente no tengo palabras para describir semejante tortura auditiva. Quiero llorar. De verdad, os admiraré si tenéis el valor de verlo hasta el final.



Pero el panorama musical español no se queda ahí. Son innumerables los "cantantes" que surjen a partir de los reality shows. De verdad, que no entiendo este país. Estas personas ya tuvieron su momento de gloria en sus respectivos programas, por favor, vamos a dejar que los cantantes de verdad puedan enseñar al mundo su talento y no tengan que estar pidiendo limosna en el metro. He visto grandes artistas en las calles, recuerdo un chaval en especial que cantaba rap, pero no una canción cualquiera, te la improvisaba en el momento sobre las personas que íbamos en ese vagón ¡fue increíble! Esas son las personas que merecen reconocimiento musical, y no Ylenia, Kiko Rivera y algunos ejemplos que voy a dejar a continuación.


(Paula: Gran Hermano)


(Lucía: Gran Hermano)


(Steisy: Hombres y Mujeres y Viceversa)


(Jhota Boy Color: Gran Hermano)

Bueno chic@s, ya sabéis. Si queréis ser cantantes, no necesitáis saber cantar y tener una bonita voz, sólo participar en cualquier programa de telebasura que os permita dar el salto a la fama. 

Y si vosotr@s también queréis aprender a hacer vuestra canción de reggaetón, aquí os dejo un vídeo que explica cómo hacer una canción de reggaetón de éxito. ¿Qué sería del mundo sin el humor? ¡Qué tengáis un bonito fin de semana!


Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente

martes, 23 de febrero de 2016

Book Tag: Como la comida misma

Antes de nada os voy a explicar en qué consiste un Book Tag. Es una especie de juego en el que contestas a una serie de preguntas relacionándolas con libros que has leído. Hay muchos Book Tag por la red, tanto en blogs como en vídeos. Los puedes hacer tan creativos como quieras, siguiendo preguntas ya propuestas o haciéndolas tu mismo de lo que te de la real gana. Y eso es lo que voy a hacer yo, lo que me da la gana, que para eso es mi blog y escribo lo que quiero ;)

Leer es una de mis aficiones. Otra de ellas es comer. Por esta razón mi Book Tag va a consistir en relacionar comidas con libros. ¡Vamos allá!

QUESO ROQUEFORT: EL CAMINO (MIGUEL DELIBES)


Odio el queso roquefort, me da ganas de vomitar. Al igual que este libro. Es el típico libro que te mandan leer en el instituto, el cual ni siquiera terminas de leer y haces el trabajo con el Rincón del Vago. Lo odio. Lo odio tanto que ni siquiera recuerdo su argumento. Tanto, que lo regalé para un mercadillo solidario y he tenido que sacar la foto de internet.

CASQUERÍA: VIGILAR Y CASTIGAR. NACIMIENTO DE LA PRISIÓN (MICHEL FOUCAULT)


La casquería tiene un buen sabor, pero me da asco su textura. Así es vigilar y castigar. Un buen libro donde los haya, pero mi mente es muy calenturienta, y si alguien me describe de forma tan realista las torturas que se realizaban en la Edad Media, yo me lo imagino y claro, no es nada guay. Eso sí, la comparación entre la disciplina que se utiliza en los centros penitenciarios, con la utilizada en las escuelas, hace pensar y mucho. No es un libro fácil de leer, pero a quien le guste comerse el tarro, lo recomiendo 100%. Paciencia y a reflexionar.

CAFÉ DESCAFEINADO: CAROLINA SE ENAMORA (FEDERICO MOCCIA)


Me encantaba Federico Moccia. Es el autor de Perdona si te llamo amor y A tres metros sobre el cielo (seguro que estos libros los conocéis). Pues bien, Carolina se enamora fue el 5º libro que leí de Moccia, y el libro que me desenamoró de él. Viene a ser de lo mismo que los anteriores, de amor (oh, que bonito) pero con la diferencia que de repente empezó a escribir de manera comercial e infantiloide. A este café le faltaba cafeína.

BORRAJA: SAGA DE CINCUENTA SOMBRAS DE GREY (E. L. JAMES)



He puesto la foto del primer libro porque mi perro me quiso avisar de lo que me esperaba y se comió la portada del segundo libro, pero voy a hablar de la saga entera (aunque todavía no he leído el de Grey por lo que me refiero a los tres primeros). Lo comparo con la borraja porque cuando comes tantas veces la misma cosa, pues al principio bueno te la comes, pero al final acabas aborreciendo esa comida. Eso me pasó con Cincuenta sombras de Grey. El primer libro bueno, entretiene, aunque siempre cuestionándome qué clase de amor enfermizo era ese. Por supuesto, como expresan las personas conocedoras de ese tipo de prácticas sexuales, lo que hacen Anastasia y Christian ni se acerca a la realidad del sadomasoquismo (aquí dejo un link dónde podéis leer más al respecto, ATENCIÓN CONTIENE SPOILERS (diferencias entre 50 sombras de grey y el BDSM real). Cincuenta sombras más oscuras más de lo mismo, ya me saltaba las escenas sexuales sólo para leer la historia en sí. Y Cincuenta sombras más liberadas, no sé ni cómo fui capaz de terminármelo, sobre todo para leer el final menos creíble que he leído hasta el momento.

CORDERO ASADO: SAGA DE HARRY POTTER (J. K. ROWLING)


El cordero asado me apasiona, pero normalmente lo como fuera de casa, en restaurantes. Por ello me recuerda a la saga de Harry Potter, pues mi pasión por ella empezó fuera, a través del cine. Es algo que me ha acompañado prácticamente durante toda mi vida, desde que leí el primer libro en el colegio y cada navidad iba a ver la película que estrenaban en el cine. Una parte que me gusta mucho (aunque no aparece en las adaptaciones cinematográficas) es cuando la rata de Ron muerde a Goyle en el tren camino de Hogwarts. He de reconocer que me faltan por leer Harry Potter y el cáliz de fuego y Harry Potter y el misterio del príncipe, pues me los compré hace apenas unos meses y no he tenido tiempo, pero en cuanto me sea posible lo haré y podré publicar un Book Tag dedicado a Harry Potter. ¿Es necesario decir que todavía espero que un día llegue a mi casa una lechuza con una carta en la que se me admite en el Colegio de Magia y Hechicería? Pero por favor, que los dementores se mantengan alejados de mi, dan mucho miedo.

PRINGLES: SAGA CREPÚSCULO (STEPHENIE MEYER)


Pringles: "cuando haces pop, ya no hay stop". Siempre me ha gustado la literatura fantástica, de hecho mi estantería está llena de libros de color negro. Tenía 16 años cuando estaba en la biblioteca buscando un libro de vampiros, brujas o cosas así. Y me topé con Crepúsculo. Y es lo que me ocurrió con esta saga, como con las pringles, en cuanto empecé a leer no podía parar. El primer libro lo leí en tres días. Tengo muy buenos recuerdos de mi adolescencia y estos libros, aunque he de reconocer que con Luna Nueva lo pasé realmente mal, fue muy triste y sentí en mi propia piel la depresión de Bella. Pero lamentablemente no puedo decir lo mismo de las películas y me sorprende que la autora consintiera que hicieran de sus best-sellers semejante bazofia.  

HAMBURGUESAS: SERIE CRÓNICA DEL ASESINO DE REYES (PATRICK ROTHFUSS)


Tengo la teoría de que a las hamburguesas le echan algo para que sean adictivas y quieras más. Pues eso me pasa con las Crónicas del asesino de reyes, que me han dejado a medias y exijo que publiquen el último libro ya. ¡No se puede hacer a los fans esperar tanto tiempo! Aunque supongo que al igual que es difícil de analizar tanta información, será difícil escribirla. Deduzco que Patrick Rothfuss necesitará su tiempo para no decepcionar a sus lectores. Estas novelas también son de temática fantástica y relatan la vida de Kvothe. Mezcla magia, aventuras, amor, música, estudios en un sinfín de anécdotas que van dando forma a la personalidad de nuestro protagonista, aunque a veces dan ganas de meterse en el libro y pegarle por tonto. Pero simplemente, me encanta.


Y AQUÍ TERMINA MI BOOK TAG
Espero que os haya gustado, es algo muy personal y que he escrito con mucho mimo. Ya sé que la lectura no es algo que a tod@s os entusiasme, pero os animo a leer, pues la lectura es el arma más eficaz para defendernos de la ignorancia. Mi consejo es que encontréis el libro adecuado, aquel con el que os identifiquéis y todo irá sobre ruedas.
También recordaros que esto simplemente es una opinión personal, así que no me odiéis si he criticado demasiado vuestro libro favorito, y como opinar es libre os invito a comentar y si queréis también darme propuestas sobre alguna reseña o Book Tag que os gustaría que escribiera.

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

¡Gracias por los 100 likes!

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente

La comunicación en la Prehistoria

¡Hola lector@s!
Espero que no os hayan molestado demasiado los lapas de discoteca este fin de semana y lo hayáis pasado bien. 

Este nuevo post tiene dos finalidades. Para l@s lector@s más mayores, estoy segura que os traerá bonitos recuerdos. Para l@s más jóvenes, vais a poder ver cómo ha evolucionado la tecnología en apenas 15 años.

Ahora si no tienes móvil seguramente seas un marginado social, o una persona muy rara. Pero no puede ser un móvil cualquiera, tiene que ser lo último del mercado. Cada año móvil nuevo, no vaya a ser que no estés a la moda. Un teléfono ya no sirve para llamar, ahora es teléfono, ordenador, correo electrónico, cámara de fotos, cámara de vídeo, e-book... todo lo que necesitas está en tu smartphone. Y por supuesto con 8 años los niños y niñas ya están pidiendo a los Reyes Magos el suyo. Os pondré una foto de mi primer móvil y del actual.


Sí, todavía tengo mi primer teléfono. Y sí, funciona. ¿Por qué? A diferencia de los smartphones que se rompen hasta con un soplido, los móviles de hace 15 años podían servir como arma. Si le tirabas tu móvil a alguien a la cabeza le podías matar, pero el móvil no tendría ni un rasguño. 
La batería te podía durar una semana, pues la única utilidad de diversión que tenía era algún que otro juego cutre en blanco y negro (el más famoso era el Snake). 
Las tarifas deseadas por los adolescentes eran la de los sms gratis para poder hablar con nuestros amigos. Sí, no teníamos Whatsapp y podíamos vivir sin él. Y sí, el icono de tu smartphone donde pone mensajes se puede usar. También nos dábamos toques. Un toque es cuando llamas a alguien y nada más escuchar el primer tono cuelgas. Amábamos los toques, sobre todo si era del chico o de la chica que te gustaba, era como el Whatsapp de buenas noches. Como es lógico, que inventaran móviles con cámara y bluetooth para los adolescentes de mi época fue como cuando se descubrió el fuego en la edad de piedra. 

En el instituto la forma de comunicación era mediante notitas (con los compañeros de clase) o con cartas con tus amigos de fuera, que se las entregabas en el cambio de asignatura, te contestaban en esa hora y así sucesivamente. Las notas y las cartas eran mucho más personales. Cada persona la doblada de manera diferente, la escribías con tu puño y letra, con tus dibujos propios, tus colorines... Cuando tenía cartas sin firmar sabía de quién era por cómo era la carta o notita en cuestión. Además empleabas mucho más tiempo en hacerlas por lo que, si la clase no te interesaba, estabas en tu mundo más tiempo. Aunque para ser sincera, a veces agobiaba un poco cuando de repente tenías 10 cartas a las que contestar.


Y por último, hablaré de los ordenadores. Lo he dejado para el final porque es mi parte favorita. Tengo muchísimos buenos recuerdos y he pasado muchas tardes con mi ordenador de sobremesa y su Windows 98. 
Tuve mi primer ordenador con unos 10 años y me gustaba entrar en el chat de las tres mellizas. Te registrabas con un nick y hablabas con niños de toda España, que normalmente solían ser los mismos. Hice algunas amistades allí que con el tiempo se perdieron. Luego con la edad del pavo un entretenimiento que teníamos era quedar con alguna amiga, entrar en el chat de Terra y tomar el pelo a la gente (creo que no es necesario explicar cómo).

Pero la "red social" por excelencia de entonces era el Messenger. 


Al igual que ahora, querías tener el mayor número de contactos posibles. Podías ponerte un nick y un subnick. Luego sacaron una versión llamada Messenger Plus con la que te podías poner el nombre a color, sincronizar la música que estabas escuchando para que lo vieran tus amigos, mandar audios (en los cuales te podías encontrar cosas muy raras y echarte unas risas, como por ejemplo esta: Me pica el mejillón) Pero lo que más me gustaba de la actualización de Messenger era que podías mandar zumbidos infinitos. Los zumbidos eran una vibración que le podías mandar a la persona con la que estabas chateando para que te hiciera caso, porque cuando mandabas un zumbido automáticamente se abría en pantalla esa conversación. Pero con Messenger Plus y sus zumbidos infinitos, su utilidad pasó a ser la de dar por culo... Además si tu ordenador no era muy bueno se te quedaba bloqueado. Aquí os dejo el link de otro vídeo de los zumbidos: Zumbidos infinitos

Después inventaron el Tuenti, se puso de moda entre los adolescentes y así surgió la forma de utilizar las Redes Sociales que conocemos actualmente. Y cerraron Messenger. Y todo el mundo se volvió loco y no podemos vivir sin Internet. Fin.

Espero que os haya gustado y seguro que much@s de vosotros habéis recordado cómo pasabais vuestro tiempo libre estos años atrás. Me habré olvidado de muchas cosas, así que os invito a  que dejéis un comentario con vuestras experiencias de juventud y la comunicación.

¡Un abrazo, y hasta la próxima!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente



viernes, 19 de febrero de 2016

Cómo sobrevivir a los lapas de discoteca

¡Hola, holita! 

Antes de que mañana salgáis de fiesta quería hablaros sobre una cosa... ¿A quién no le ha pasado la maldita situación de salir tan contenta con tus amig@s una noche cualquiera y, de repente, aparece el típico tío plasta para aguaros la fiesta? Permitirme poner la mano en el fuego y creer que al menos nos ha pasado una vez.

Este tipo de chicos, aunque todos tienen el mismo objetivo, son diferentes en su especie y vamos a clasificarlos atendiendo a sus características más habituales (ya sabemos que aunque las personas podamos tener rasgos comunes, luego cada una es única y tiene sus peculiaridades). Vamos a ello:

Cómo no empezar por el famoso Pagafantas. Este ejemplar es bien conocido por toda la sociedad, de hecho, disponemos de una película al respecto (española, por supuesto). Al parecer la mente de este ser no se ha desarrollado todavía y funciona como la de los perros, por lo que el da por hecho que la de los demás también. ¿Qué quiere decir esto? Que en su cerebro tiene la maravillosa teoría de que a base de premios (cubatas, copas, chupitos, cervezas y derivados...) la chica en cuestión acabará por obedecer al dueño (en este caso el pagafantas). Eso, o simplemente te emborracha para que no sepas lo que haces.

Vamos a ver pagafantas del mundo... Si alguna chica acepta que le invitéis a una copa no os hagáis ilusiones, probablemente es que esté sin blanca. Nadie se va a enrrollar con un pagafantas porque le invite. Si consigues mojar es porque le has gustado y punto. Por el bien de tu economía cambia de táctica y no seas pesado, porque a más de una esta forma de ligar le puede resultar ofensiva y por lo cual, para ti será contraproducente.


También tenemos al típico acosador que en cuanto te fija como objetivo no se despega de ti en toda la noche. Da igual que le digas; que tienes novio, que eres lesbiana, que eres asexual, que estas casada... No atiende a razones. Te perseguirá hasta el baño para que no te escapes, se te refrotará todo lo posible en cuanto suene alguna canción de reggaetón. Intentará conseguir tu whatsapp, tu FB, tu Instagram, tu Twitter, tu Snapchat y toda la información que pueda acerca de ti (tendrás suerte si no te persigue hasta casa para ver dónde vives). El acosador es peor que tener piojos.

Es difícil escapar de un acosador. Es necesario estar muy atenta, a la mínima distracción, huye. Abandona el lugar y piensa en que mañana será otro día. Se acabó la fiesta.

Dentro de los acosadores podemos encontrar, además, el acosador gracioso, que a parte de acosarte, te torturará con chistes malos. ¡Buena suerte!

Por otro lado podemos encontrarnos con aquel chico que sale de caza en soledad, más conocido como el sujetabarras. Desconozco si es que no tienen amigos, o si lo que tienen es un problema con el alcohol, pero el sujetabarras es un marginado que habitualmente está calentándole la cabeza al camarero/a de turno y que además suele tratarse de un cierra bares. No entiendo como son capaces de intentar ligar, pues van tan sumamente borrachos que no consiguen vocalizar. Son un poco pesados, pero inofensivos. Simplemente aléjate de la barra (su zona de confort) y te dejarán tranquila.

Para terminar he dejado al tipo de chico que más odio de todos. Ese es el flipado, el tete, el guaperas. Sí, ese chaval que se piensa que le tienen que poner una alfombra roja allá por donde camina. Aquel que cree que va levantando pasiones. Ese que no tiene abuela (ni le hace falta). En definitiva, el típico chico sacado de Mujeres Hombres y Viceversa. El flipado no va a ir a ligar contigo, porque cree que puede tener a cualquiera. Hará juegos con la mirada, bailoteará, te guiñará un ojo, pero el siempre espera a que las chicas se le acerquen porque tiene que sentirse deseado. Si en un rato prudencial no se le ha acercado ninguna, será él quien decida dar el paso. Pero ni por un segundo pienses que te dirá algo bonito, de eso nada. Irá hacia ti y dirá algo como "he notado que me comías con la mirada, a este cuerpo no hay quién se resista".

Por favor chicas, no alimentéis el ego de los flipados. Son desagradables, dan asco, y tratan a las mujeres como un objeto. Lo que se merecen es que le tiren unas cuantas copas a la cara, a ver si despiertan y bajan a la tierra.

Y para vosotros chicos, si pertenecéis a alguno de estos tipos de ligones, un consejo: "si a alguna chica le habéis parecido guapo, no os preocupéis, os lo hará saber. No seáis plastas."

¡Y eso es todo por hoy! Muchas gracias por leerme y que tengáis un buen fin de semana sin moscones.

Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa


Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente


miércoles, 17 de febrero de 2016

Soy una "Gordibuena" y estoy orgullosa de ello

¡Hola querid@s lector@s!

El otro día, como es habitual, no podía dormir y haciendo zapping al final me decidí por Equipo de Investigación. ¿Y de que hablaban? De las dietas. 
Si a ti también te parecen absurdas las dietas como la de la alcachofa, la dieta Dunkan y todas esas dietas milagro que lo único que consigues con ellas es engordar el doble de lo que has adelgazado en la mitad de tiempo (llámese efecto rebote, o nunca mejor dicho, rebota rebota y en tu culo explota) prepárate para la nueva dieta milagro de moda y, por supuesto, muy muy cara; nunca olvidemos que para estar monas hay que vaciar la cartera. Estoy hablando de la dieta de la sonda. Al parecer te meten un tubo por la nariz, el cual esta comunicado con una mochila que tendrás que llevar durante 10 días, pues esa es tu comida, un líquido que te chutan por ahí y ya esta. Nada más, no se come, no se bebe, todo el día con la mochilita para arriba y para abajo. ¿Qué sucede después? Pues que tu cuerpo se olvida hasta de masticar y produce unos terribles efectos secundarios... Al parecer esta muy de moda entre las novias a punto de casarse que se ven con unos kilitos de más.

Pero vamos a ver, ¿qué narices se le pasa a la gente por la cabeza para hacer estas tonterías? ¿Cómo es posible que la gente crea de verdad en estas dietas milagro con toda la información de la que disponemos hoy en día? ¿Realmente no son conscientes de que es un negocio preparado para que vuelvan en un par de meses?  

Y sé de lo que hablo, pues lo viví en mi propia piel. Las dos primeras semanas solo podía comer calabacín, espárragos y puré. Luego me añadieron alchachofas, ensalada y otro tipo de puré. Me vendían 8000 pastillas que si para quemar grasas, que si para no retener líquidos... Y como lo estaba pasando tan mal la "nutricionista" me vendió otras pastillas que si me las tomaba podía saltarme la dieta. Total que duré un mes y medio, porque prefiero ser feliz y comer lo que quiera, que poder ir al Bershka pero estar amargada. 

Fue cuando me dí cuenta de que soy una gordibuena y estoy orgullosa de ello.

El problema de esto es que hay muchísimas chicas que no son capaces de aceptarse a sí mismas y caen en serios problemas nutricionales y psicológicos con los que su vida corre peligro, ¿Y por qué ocurre esto? Pues muy sencillo, por el canon de belleza de nuestra sociedad. 

Lo que yo me pregunto es por qué si cuando yo tenía 15 años el canon de belleza era el mismo que hoy, cada día hay más personas que no se sienten a gusto con su cuerpo. ¿Qué ha pasado en Bershka que lo que era una 38 ahora es una 42? Y claro no busques más de esa talla porque no la vas a encontrar, pero es que una 38 del Bershka es como si te estuvieras metiendo en una 34, ¿quién va a comprar allí las niñas de 8 años? Y si un día vas a buscar un abrigo, te pruebas la L y no te está muy bien, buscas una XL y eres tan afortunada de encontrarlo... fíjate bien en el precio, porque por un poquito más de tela cuesta 20€ más (historia totalmente verídica). ¿Será que el señor dueño de Inditex recibe comisiones por cada persona que van a hacer una dieta milagrosa? A mi me huele a que sí...

Entonces, las gordibuenas, ¿dónde vamos a comprar? Porque en las tiendas normales las cosas son pequeñas y en las tiendas de tallas grandes, la ropa es demasiado grande. ¿Pero que pasa aquí? Todas sabemos que las curvas son sexys, basta ya de avergonzarnos de ellas. La mayoría de las chicas somos gordibuenas, vamos a reclamar el respeto que merecemos y vamos a sentirnos orgullosas de ser como somos.


Y para que disfrutéis comiendo, aquí os dejo una receta de fajitas riquísima en pdf. Eso sí, no es algo que se deba comer a menudo si no queréis que os explote el corazón por colesterol. Mejor acompañarlo con una ensalada. ¡Bona petit!


Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa
Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente

lunes, 15 de febrero de 2016

Una ilusa cualquiera

Misteriosamente he caído presa de la moda blogger... ¿Qué pasa? Aunque sea rarita me tendré que amoldar un poco a la sociedad, ¿no?

Aquí escribiré de vez en cuando sobre temas de actualidad, reflexiones, libros, cocina, o cualquier tipo de cosa que ni te puedas imaginar (admito sugerencias). Lo que sí te puedo asegurar es que si estas buscando leer cosas de moda, este no es tu sitio. Yo soy más de ir en chándal o en pijama (dependiendo la ocasión). Como mucho podré criticar alguna horterada tan exagerada de la que sea inevitable hablar o indignarme con los cánones de belleza (cómo la noticia que circula en Facebook de la chica tan guapa que se hizo modelo y solo le dejaban comer 3 manzanas y ahora da asco).

Aprovechando que ayer fue San Valentín, mi primer post será sobre el amor y este día tan amado por unos y tan odiado por otros.Durante esta semana ha sido muy divertido ver las dos caras de la moneda en las redes sociales. 

Por un lado tenemos a l@s solter@s: 
  1. Estaban deseando ver The Walking Dead y predicaban su amor por los zombies.
  2. Quieren sobre todas las cosas que seas consciente de que el 14 de Febrero es un día creado por el Corte Inglés, muy consumista. Es por tu bien, no es porque sea un forever alone, deja de comprar, ¡basta ya de corazones, flores y bombones!
  3. 24 horas subiendo la foto del maldito gato con cara de amargado y un paraguas porque le llueven corazones. Mientras subían la foto estoy segura de que tenían la misma cara que el gato.
  4. No importa que no tenga pareja, porque hoy también es San Solterín y me voy con mis amig@s al McDonald's a comerme una hamburguesa en forma de corazón. ¿A quién pretendéis engañar? Os morís de ganas de que alguien os regale un ramo de rosas.
Por otro lado tenemos a las parejas:
  1. El 14 de Febrero es un día como otro cualquiera, porque el amor se demuestra todos los días. Eso sí, acompañado de la foto más cursi de toda la relación y una parrafada de moñerías infinitas. El regalito algunos lo hacen publico y otros no, dependiendo de cuantos likes quieran conseguir y de si quieren putear a algún/a ex.
  2. También tenemos a los que compiten por ver quién ha tenido o hecho el mejor regalo, el más caro, el más exótico, la cena más romántica. En serio, ¿qué queréis demostrar? Es Instagram no el patio del colegio.
  3. Lo han celebrado pero han preferido disfrutar del día sin restregárselo a los demás.
  4. Simplemente pasan de estas chorradas o no han podido verse.
Personalmente para mí el amor es algo complicado. Cada cual lo vive a su manera, no hay normas establecidas, sólo hace falta pensar en el revuelo que se ha creado con Cincuentas Sombras de Grey y hasta hace bien poco todas estábamos pensando en nuestro príncipe azul. ¿Quizá el amor también siga modas? Lo único que tengo claro es que en el amor tiene que haber respeto y confianza.

Pues con esto se acaba mi primera publicación y me despido. ¡Buenas noches y feliz día después de San Valentín!



Sígueme: Reflexiones de una ilusa
En Facebook: https://www.facebook.com/reflesionesdeunailusa
Instagram: @llorentenuria
Twitter: @nuriallorente