martes, 21 de febrero de 2017

Until Dawn: sobrevivir a un infarto

Un grupo de amigos, un fin de semana en la cabaña solitaria de la estación de esquí, y una broma pesada terminará en un trágico suceso: la desaparición de las gemelas. Un año más tarde, la historia se volverá a repetir de una forma más truculenta...

¿Quién será el loco asesino? ¿Qué le impulsa a torturarte y seguirte allá donde vayas? ¿Qué pasó con las gemelas? Y sobre todo... ¿Cuántos conseguirán llegar con vida al amanecer?

¡Hola querid@s lector@s!

La verdad que yo no suelo escribir sobre estas cosas, pero he quedado tan impactada y tan alucinada que quiero compartir esta experiencia con vosotr@s.

Until Dawn es un juego de horror survival exclusivo para Play Station. La verdad que yo no soy una gran jugadora y no suelo jugar a juegos muy complicados. En mi vida he jugado a juegos como Pokémon, Zelda, Just Dance, Fifa... También he jugado al GTA pero siempre haciendo el gamberro con los trucos, o al Tom Rider:  juegos que  nunca me llegué a pasar. 

Un día viendo Youtube, me topé con el Rubius jugando Until Dawn. Sólo subió 3 vídeos, por lo que en realidad no pude ver mucho del juego, pero me llamó muchísimo la atención y me lo compré.


Aquí es cuando comienza mi lucha por no morir de infarto. Soy una cagona en toda regla, cosa que no es lógica, porque me encantan las pelis de miedo, pero claro, cuando estas jugando tienes que estar concentrado y aunque estés pensando y sepas que va a haber un susto de muerte, te lo comes con patatas. Al principio, hay algún susto de vez en cuando pero según va avanzando el juego es peor. Until Dawn te sumerge en una tensión permanente, y por ello en muchas ocasiones tenía que dejar de jugar para relajarme.

Lo característico de Until Dawn es la foma de jugarlo. Más que un vídeo juego es casi una película de terror. Tu sólo tienes que mover a los personajes y tomar decisiones, las cuales, hasta la más insignificante, tendrán sus consecuencias en el juego (lo que llaman efecto mariposa). Parece fácil, pero entre la tensión, los sustos, el tiempo limitado para tomar las decisiones y que tiene guardado automático constante, la puedes cagar en cualquier momento. Si la cagas, la has cagado, no puedes volver atrás. Para poner un ejemplo, los dos personajes que se me murieron fue por estar tapándome con el cogín (sabía que iba a haber susto) y darle mal a los Quick Time Events (QTE). Así que un juego que al principio parece fácil, no lo es tanto por las circunstancias que lo envuelven. ¡Qué divertido es cuando estás acojonado porque están a puntito de matarte y te salta un QTE de "no te muevas", hasta la respiración tenía que aguantar!

Además, cada personaje, tiene su personalidad, sus afinidades con el resto y su estado de ánimo, los cuales irán variando a lo largo del juego (se puede mirar en cada momento para tener pistas de qué decisiones ir tomando), por lo que siempre tendremos más inclinación por unos que por otros. Por ejemplo, yo odiaba a Emily y por lo que he leído en foros, no soy la única, hay gente que incluso la ha matado a posta. Sin lugar a dudas, Sam y Ashley eran mis personajes favoritos ¡Son toda una típica pandilla de adolescentes de instituto!

Otra de las cosas por las que Until Dawn es 100% recomendable, es que tiene varios finales, por lo que se puede rejugar tomando diferentes decisiones para ver que pasaría. Tiene el Final Bueno, en el que todos sobreviven, el Final Malo, en el que ninguno de los 8 personajes que puedes controlar se salva, o el final en el que algunos mueren y otros viven, que puede variar en número también. No hace falta decir que cuantos más personajes mueran, más corto será el juego. Todo esto siguiendo una auténtica historia de terror que te hará alucinar según vayas descubriendo pistas y de qué va el asunto...

¡Os animo a que me contéis vuestras experiencias con Until Dawn en los comentarios! ¡Y para l@s nuev@s jugador@s, suerte en vuestra aventura de sobrevivir a un infarto!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @reflexilusablog


No hay comentarios:

Publicar un comentario