martes, 14 de febrero de 2017

Feliz Aniversario por San Valentín

¡Hola querid@s lector@s!

Hace un año más o menos comencé mi aventura por blogger hablando sobre este día tan especial que es San Valentín. Puedes volver a leer el post pulsando aquí. Hemos ido creciendo poco a poco, ya tengo un poquito más de 200 likes en FB y estoy super agradecida por vuestro apoyo! Ya sabéis que si os gusta lo que escribo me podéis ayudar dando like y compartiendo mis publicaciones. También me podéis dejar comentarios para compartir vuestras reflexiones conmigo y no olvidéis mandarme vuestras preguntas para el booktag de Harry Potter que haré próximamente, por comentario tanto en el blog, como en la página de facebook Reflexiones de una ilusa, o por twitter!

Si bien el año pasado escribí sobre las reacciones a los post de San Valentín, hoy voy a hablaros sobre como se ha ido desarrollando mi forma de ver esta celebración y como la he vivido.

Recuerdo que cuando estaba en los primeros años de instituto organizábamos un buzón de cartas de amor por San Valentín. A lo largo de una semana la gente iba depositando sus escritos en un buzón de la biblioteca con el nombre y el curso de la persona en cuestión que luego repartiríamos el 14 de febrero. Estas cartas también podían ir acompañadas de un clavel. Era muy bonito porque todo el mundo recibía muy bonitas palabras, ya que no escribíamos a la persona que nos gustaba, sino que también era una gran oportunidad para decirle a tus amig@s lo mucho que les querías. ¿Quién dice qie el amor es sólo cosa de parejas románticas? Aunque también es cierto que había veces que se recibían cartas anónimas con algunas que otras bromas. Pero lo que más, más, más me gustaba de esta época eran las dedicatorias. Os pongo ejemplos:

-Si fuera camionero te llevaría en mi camión, pero como no lo soy te llevo en mi corazón.
-Si fuera superman te llevaría volando, pero como no lo soy te jodes y te vas andando.
-Fui al mar y pregunté a los peces pero no encontré la dedicatoria que te mereces.
-Naranjas, naranjas. Limones, limones. Tengo una amiga que vale millones.
-Si la mierda fuera oro, tu serías mi tesoro.

Un poquito más mayores, nos pusimos en huelga contra San Valentín, ya bien fuera por desamor, por reivindicación contra una celebración consumista o simplemente porque eramos solter@s y nos daba envidia la felicidad que nos rodeaba y que nosotr@s no teníamos (como se dice actualmente, vomitábamos arcoiris). Mis amig@s y yo hemos utilizado diferentes nombres para referirnos a esta fiesta, como "San Solterín", "San Ballantines" (mi favorita) o "San Corte Inglés". 

Además, yo siempre he sido un poco rara. La primera vez que celebré San Valentín, fue porque mi novio estaba empeñado en regalarme algo. A mi nunca me ha gustado eso de que me regalen rosas ni corazoncitos, así que cuando me preguntó que quería, le contesté que un balón de fútbol. Obviamente, todo el mundo se escandalizó y me preguntaban que qué regalo era ese por San Valentín. Y digo yo, si mi novio quiere regalarme algo, pues tendrá que regalarme algo que me guste, ¿qué problema hay en que me regale un balón de fútbol? Otro de mis regalos "raros" por estas fechas fueron las películas del Señor de los Anillos y vale, sí, lo confieso, una vez me regalaron un peluche gigante, pero los peluches sí que me encantan.

Actualmente no lo celebro, quizá preparo alguna cena o postre para disfrutar con mi pareja, pero nada del otro mundo. Somos de ese tipo de personas que piensan que nos tenemos que querer todos los días del año, y que si nos queremos regalar algo porque nos apetece, no tiene porque ser en un día marcado específicamente para ello.

Cada cual es libre de vivir el amor como lo sienta, en el amor no hay reglas, pues los sentimientos son infinitamente diferentes y especiales en cada persona. Yo hoy lo celebro con vosotr@s, porque estoy muy agradecida a tod@s l@s que me leéis. Feliz Aniversario por San Valentín querid@s "ilus@s".

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @reflexilusablog

No hay comentarios:

Publicar un comentario