viernes, 10 de febrero de 2017

La infidelidad

¡Hola querid@s lector@s!

Hoy voy a hacer una pequeña reflexión sobre la infidelidad. Y no estoy hablando de las parejas liberales, el poliamor o los intercambios de pareja, porque ese tipo de relaciones son consentidas, las personas llegan a un acuerdo y, oye, cada uno es libre de vivir como quieran. Estoy hablando de las parejas que son únicamente de dos, en el que una de las partes decide meter a una tercera persona en la relación mediante el engaño y la traición.

Bajo mi punto de vista, la persona infiel lo es y será por siempre. Pueden ser de varios tipos:

-La relación a dos bandas: mantiene dos relaciones paralelas, sin que ninguna de sus parejas conozca la existencia de la otra. ¿Es que no es bastante complicado de por sí mantener una relación que deciden tener dos? Estas personas tienen que ser unas grandes mentirosas y muy organizadas, porque apañarte para tener dos vidas y que nadie se entere ni sospeche nada tiene que ser muy complicado, pues en cuanto tan sólo una persona de su alrededor sea consciente del engaño, una o sus dos vidas entrará en peligro de desmoronarse.

-La segunda relación consentida: este es el caso de los amantes. La relación principal y aceptada como tal desconoce la existencia de la segunda, pero el/la amante sí sabe que existe la otra pareja. Normalmente el/la amante está enamorado y sueña con que algún día podrá ocupar la posición principal en la vida del/la susodicho/a. Lo cierto es que esto nunca llega a ocurrir.

-En último lugar está la infidelidad espontanea, esa que ocurre de manera puntual una vez, o varias veces pero con diferentes personas, pero que no repiten, sino que van de flor en flor. ¿Para qué tienen novio/a si luego van a seguir haciendo lo mismo que en su soltería?

Los/as infieles nunca se conforman y si lo han hecho una vez, no seas ingenio/a, lo volverán a hacer. Las heridas se cierran cuanto antes les pongas cura. ¡Feliz fin de semana!

Sígueme: Reflexiones de una ilusa

Instagram: @llorentenuria
Twitter: @reflexilusablog


No hay comentarios:

Publicar un comentario